YPF

Buenas prácticas en prevención de riesgos: prueba de la vacuna Pfizer y BioNTech en Argentina (2°parte)

En pleno confinamiento por la pandemia, Celsur coordinó y realizó el proyecto logístico para las pruebas de la vacuna ARNm de Pfizer y BioNTech, movilizando voluntarios, concertando turnos, supervisando la operación y haciendo posibles los estudios clínicos necesarios.

 |   8 de abril del 2022
Buenas prácticas en prevención de riesgos: prueba de la vacuna Pfizer y BioNTech en Argentina (2°parte)
https://www.delfingroups.com/

En este artículo, les presentamos los detalles de este caso, contado en primera persona por sus distintos actores: Celsur, Cabify y el Hospital Militar.

(*) Agradecemos a Marcelo Ormachea y Cecilia Behigo de Celsur, por la información para el armado de este artículo.

Cabify fue elegida para trasladar los voluntarios

“La elección de Cabify como partner para el traslado estuvo motivado en que es la empresa de movilidad legal de Argentina, con altos estándares de seguridad en sus viajes, ofreciendo un transporte de calidad, seguro, y con el beneficio de la intermediación tecnológica” recalcó Hernán Sanchez, Director de Celsur Logística.

“Sentimos mucho orgullo de haber sido convocados y poder acompañar este acontecimiento científico en Argentina, a partir del traslado de los voluntarios” dijo Federico Piekarz, Head de Sales de Cabify Argentina. Y agregó: “la seguridad y protección en todos los trayectos es sumamente importante para nosotros, y estamos comprometidos en asegurarlos. Por esto, hemos invertido en mamparas divisorias para los autos y en la entrega de kits de seguridad a sus usuarios conductores. Estas características que distinguen a la compañía fueron sin duda relevantes a la hora de ser elegidos para este importante proyecto sanitario”.

Celsur encontró en Cabify el socio ideal que le podía brindar a través de la tecnología, la calidad y el servicio eso que Celsur necesita.

La logística en esta situación de emergencia logró visibilizar y activar en gestiones, acciones y estrategias implementadas en campañas y acciones de ayuda social, y nos permitió analizar los retos que enfrenta la actividad hoy, cuando se pone al servicio de la ayuda humanitaria.

 La ciencia y la logística aliadas en un proyecto sin precedentes

Por:  Romina Libster, Codirectora del Equipo de Investigación de Vacunas del Hospital Militar

Somos un equipo de investigadores que nos dedicamos a la evaluación de vacunas y a proyectos científicos muy grandes desde hace muchos años. Estamos acostumbrados a trabajar con distintas provincias y países, pero lo que estábamos por empezar era algo sin precedentes. En tres semanas teníamos que testear la primera vacuna contra el COVID en la Argentina.

Nunca se había hecho un estudio de esta magnitud. Por lo general, los estudios clínicos de medicamentos o vacunas son estudios que incluyen 200 o 300 voluntarios. Pero nosotros teníamos que incluir 5000 voluntarios, y en muy poco tiempo.

Somos una organización donde trabajamos con las más altas normas éticas y de calidad, y nos tocaba analizar cuestiones logísticas que iban más allá de la ciencia pura. Por ejemplo, cómo hacíamos para movilizar -en un contexto de COVID y cuarentena- a 400 voluntarios diarios, de su casa al hospital ida y vuelta, de una manera cuidada y segura, con todas las protecciones correspondientes.

En el hospital habíamos preparado una estructura y un circuito que permitía movilizar a los voluntarios dentro del mismo de una manera segura, pero necesitábamos algo similar para el transporte. Buscar a cada voluntario y llevarlo a su casa en tiempo y forma, en un rango de 60 km alrededor del Hospital Militar, considerando que teníamos varios turnos en el día y había, por ejemplo, 50 voluntarios por turno. Obviamente no podíamos hacerlo solos y fue ahí cuando me comuniqué con Hernan Sanchez de Celsur y enseguida empezamos a planificar todo. Necesitábamos además un administrador de turnos, un sistema donde pudiéramos ingresar los turnos de la gente y utilizarlo para la coordinación logística. A los pocos días armamos una oficina de Celsur dentro del hospital, vino el equipo y en menos de dos semanas organizamos todo. Sentíamos que teníamos un propósito superior. Cada uno puso lo que sabía y lo que podía en pos de tener una vacuna pronto.

Los primeros días fueron muy desafiantes. Todo lo que podía suceder, lo que podía fallar, pasó. Pero ellos estuvieron a la altura y fuimos trabajando en los distintos desafíos que iban apareciendo, fuimos mejorando y complejizando. Y hoy son parte fundamental de nuestra estructura, son un equipo más del hospital. No podríamos hacer lo que hacemos sin el apoyo de Celsur.

Se pusieron el proyecto al hombro y se convirtieron en parte. Nunca se comportaron como una empresa tercerizada. Más que un proveedor son un aliado estratégico. Se convirtieron en parte de nuestro equipo. Hoy yo no veo el equipo sin la pata logística y de transporte que aporta Celsur.

Nota  completa publicada en RevistA Énfasis edición abril 2022. Ingresá aqui.

www.mdcorreo

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.

Te podría interesar