IOT, una realidad aplicada al sector

Pensando en sistemas que se puede utilizar para aumentar la eficiencia y optimizar los flujos de materiales en Intralogística, pensamos en un AGV o Vehículo de Guiado Automático (del inglés "Automated Guided Vehicle"),  componente que forma parte de la solución de automatización de equipos para manejo de materiales.

 |   25 de julio del 2022
IOT, una realidad aplicada al sector
https://www.delfingroups.com/

Fuente: Toyota Material Handling Mercosur.

Un AGV realiza básicamente las mismas tareas que el equipo operado manualmente, pero cuenta con la característica especial de no presentar la necesidad de ser operada por un conductor.

Los AGVs o vehículos de guiado automático permiten el transporte de materiales hasta su ubicación de manera autónoma, sin la intervención de personal que realice las operaciones de manera manual con los equipos convencionales.

Los métodos de navegación más utilizados hoy en día en vehículos de guiado automático son la navegación natural y la navegación reflectora.

  • Navegación reflectora: Se trata de un método de navegación en el que se colocan reflectores de alto contraste al entorno. Los reflectores instalados en el almacén permiten que el escáner del equipo automatizado determine su posición en función de su distancia a los reflectores. Las características de esta técnica garantizan robustez, alta precisión y largo alcance en la mayoría de los entornos.
  • Navegación natural: Con este método los equipos automatizados navegan con la ayuda del entorno, utilizando puntos de referencia o elementos reconocibles dentro del almacén, como paredes, estanterías y objetos fijos, para calcular su ubicación. La navegación natural es una alternativa de menor costo para los almacenes donde el entorno se mantiene bastante constante. El equipo puede utilizar el entorno existente para navegar sin la necesidad de elementos adicionales como reflectores, evitando costos adicionales y la instalación de equipos adicionales.

La escasez de personal, la falta de formación, la reducción de costos operativos y logísticos, la supresión de procesos innecesarios, la mejora de la eficiencia energética, en definitiva, la posibilidad de añadir valor, es lo que principalmente ha impulsado el rápido desarrollo de la automatización en los últimos tiempos.

Un artículo de la consultora McKinsey pone en manifiesto el surgimiento de un nuevo paradigma logístico que intuye que en 2030 las operaciones logísticas de muchas empresas serán automatizadas, a medida que avance la inteligencia artificial especialmente en el relevo a operadores de almacén en actividades repetitivas. Este estudio, predice una industria en la que veremos almacenes con altas estanterías totalmente automatizados y equipos autónomos navegando entre pasillos.

Te puede interesar: 6 razones para elegir las soluciones de automatización

Ventajas de la automatización en logística

  1. Impulsar el crecimiento

Un proceso de automatización le permite a la empresa asumir mucho más trabajo, por ejemplo, aumentar el número de entregas de un determinado producto en menos tiempo, y mejorar la calidad. Por otro lado, los errores, roturas de artículos o desperdicios de productos perecederos se reducen a la mínima expresión.

En definitiva, se produce un aumento no solo de la cantidad, sino especialmente de la calidad del trabajo, lo cual permite hacer crecer la empresa a unos niveles impensables e inalcanzables con el trabajo manual.

  1. Reducir la brecha laboral

Retener al personal del almacén puede suponer un desafío para las empresas. Las operaciones de almacén pueden ser repetitivas, exigentes y estresantes, con muchos movimientos a realizar en distancias cortas o largas. Al recurrir en el almacén a la automatización en áreas de trabajo repetitivo, los empleados pueden destinarse a realizar otras tareas con mayor valor añadido, lo que será más motivador y abrirá las puertas a nuevas oportunidades laborales. Los AGV también pueden representar nuevas oportunidades profesionales en el campo del mantenimiento.

  1. Reducción de costos

Los AGV pueden reducir costos, al trabajar día, noche y fines de semana, sin el pago de horas extras. Esto supone, además de mejorar las entregas just-in-time, reduce costos y niveles de existencias necesarios. También crea operaciones más eficientes, aumentando el rendimiento del stock.

Además, los AGV pueden suponer nuevas formas de reducir los costos causados ​​a raíz de daños en el almacén, accidentes laborales y a mejorar salud y seguridad de los empleados. Los daños a las mercaderías y la infraestructura, junto con los problemas de salud y seguridad de los trabajadores, se reducen gracias a los escáneres y sensores que utilizan los AGV para maniobrar con altos niveles de precisión.

  1. Reducir el riesgo de accidentes

Los empleados pueden ser vulnerables al riesgo de accidentes en el lugar de trabajo debido al ajetreado entorno de trabajo en el que operan, donde máquinas y trabajadores se cruzan regularmente con la consecuente probabilidad de colisiones y daños.

Los equipos automatizados están equipados con escáneres de seguridad que buscan continuamente peligros en el entorno en el que operan y se detienen automáticamente al detectar cualquier obstáculo para evitar una colisión.

  1. Mayor sostenibilidad

Las empresas que buscan avanzar en la sostenibilidad en sus operaciones logísticas pueden beneficiarse significativamente mediante el uso de vehículos guiados automatizados. Su eficiencia y comportamiento de conducción suave requieren un menor consumo de energía y en consecuencia una mayor eficiencia energética.

Además, los procesos de automatización permiten trabajar de noche y con apenas personal, lo que supone un gran ahorro en, por ejemplo, iluminación eléctrica, calefacción o aire acondicionado.

Las soluciones automatizadas pueden parecer algo complejas, pero el flujo de materiales en realidad se ejecuta de manera bastante lógica y sistemática. Con un enfoque sistemático, se puede encontrar fácilmente operaciones repetitivas comunes entre varias empresas, fácilmente automatizables a través de módulos configurables. La forma de trabajar de Toyota Material Handling consiste en separar las tareas repetitivas de las únicas dentro del proceso y automatizar aquellos procesos repetitivos para maximizar los resultados.

Al ir al origen (lo que en TPS conocemos como Genchi Genbutsu), y visitar las plantas de producción del cliente, se pueden encontrar varios elementos comunes: muelles de entrada, amortiguadores de materiales, áreas de picking y zona de preparación de pedidos, área de producción, almacenamiento de mercaderías finales y área de expedición.

A medida que el material fluye por el almacén, pasa por estos procesos principales que se podrían llegar a automatizar con facilidad:

Ubicación: Traslado de mercaderías entrantes al almacén de mercadería o zona intermedia

Reposición: Flujo del material hacia el área producción.

Movimiento de pallets vacíos y residuos.

Transporte punto a punto: dentro de las áreas de producción.

Movimiento de productos terminados: llevar los productos terminados a un almacenamiento temporal y luego al área de expedición para su envío.

La automatización exige un cambio de mentalidad muy importante a la hora de modificar los procesos y formas de trabajar

Para que un proyecto de automatización sea realmente exitoso, suficiente y rentable, este cambio de mentalidad se debe producir en todos los profesionales de la empresa, no solo en la dirección o en las jerarquías superiores. Es más, es especialmente importante que los empleados de escalones más bajos se impliquen en los procesos de automatización. Es fundamental que comprendan que no se van a quedar sin empleo, sino que les va a ayudar a mejorar laboralmente y a poder realizar funciones y tareas de mayor calidad y más seguras.

La mayor parte de empresas que apuestan por esta nueva forma de trabajo acaban siendo más rentables, creciendo y, en consecuencia, no sólo necesitan mantener los puestos de trabajo actuales sino, muchas veces, crear nuevos. Lo que sí se produce es un cambio de funciones de los empleados, que pasan de ejercer trabajos manuales y monótonos a otros más productivos, estimulantes, normalmente más cómodos y que generan valor añadido a la empresa.

La Nota  completa  fue publicada en Revista Énfasis edición julio 2022. Ingresá aqui.

www.mdcorreo

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.


Notas relacionadas
http://www.soportelogistico.com.ar/

Te podría interesar