Marina Mercante Argentina: trazado de un Acuerdo Multilateral de Transporte con Brasil

Hace un tiempo el actual ministro de Economía, Sergio Massa, impulsado por Daniel Scioli, en su rol de Embajador de Argentina en Brasil, informó a la opinión pública que Argentina y el país vecino avanzan en la reconstrucción de sus flotas marítimas, para recuperar la presencia comercial en la región. Entendiendo que ambas naciones cuentan con las costas más importantes del Continente.

 |   11 de octubre del 2023
Marina Mercante Argentina: trazado de un Acuerdo Multilateral de Transporte con Brasil

Por: Raúl Vaca Viviani (*)

Como lo adelante al inicio, se dio a conocer que diferentes actores del sector están avanzando en la recuperación de la relación bilateral entre Argentina y Brasil. Pero… ¿Cuál es el devenir que tiene esa reconstrucción? Se conoce que la flota de la Marina Mercante en Argentina, actualmente se reduce a un número cercano de 40 buques, de los cuales aproximadamente el 70% de ellos son buques tanque. Estos buques se encuentran dedicados al cabotaje nacional y muchos de ellos trabajan para empresas del Estado, como CAMMESA e Y.P.F, por lo que el mantenimiento de esas fuentes de trabajo se encuentra íntimamente ligado al resultado eleccionario del mes de octubre.

Es en este marco, no es difícil analizar que las plazas de buques ocupados en el cabotaje nacional, son finitas. Y que resulta de suma urgencia plantear proyectos que apunten a que Argentina sea parte de un tráfico marítimo regional.

Te puede interesar: Cabotaje, pieza clave para recuperar la Marina Mercante continental

Sobre este punto, es que los invito a detenernos porque existe un trabajo que se basa en un proyecto de Ley que sería complementario a la norma ya existente 27.419 y el Régimen de Promoción para el Desarrollo del Tráfico Internacional Fluvial y Marítimo que se encuentra plasmado en ese proyecto, y aquí aparece la creación del Registro Internacional de Buques Argentinos (RIBA). También, según pude conocer se impulsa en el ámbito del MERCOSUR, la firma de lo que sería un Acuerdo Multilateral de Transporte Marítimo o, de no ser posible debido a la posición manifesta contraria del Uruguay, se trabajaría en una reedición de un Acuerdo Bilateral con la República Federativa del Brasil.

Ahora bien, ¿qué sé hace para alcanzar ese objetivo? y una respuesta a la consiga sería el anteriormente nombrado proyecto entre los Sindicatos Marítimos y Fluviales en conjunto con la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA), que contempla la creación del RIBA, en el cual se establece una serie de beneficios fiscales para las armadoras que se encuentren inscriptas en ese registro. Y según pude conocer mediante diálogo con fuente especializadas del sector, este marco permitiría reducir un 75%, las contribuciones al Régimen Nacional de la Seguridad Social. ”Este procedimiento se implementaría calculando sobre los salarios del personal argentino, enrolados en los buques inscriptos en el RIBA, aplicando igual criterio respecto de las contribuciones al Régimen Nacional de la Seguridad Social a calcularse sobre los Francos Compensatorios devengados por esos embarques; los fletes generados por buques inscriptos en este registro con origen en puertos argentinos y destinos internacionales”, indicó mi fuente especializada al respecto a la vez que detalló que se planea que este tipo de tarea sea considerada exportación de servicios con los consecuentes beneficios. También aparecería aquí la creación del Impuesto al Tonelaje, “que establecería un pago diario en divisa por cada 100 toneladas de registro neto de los buques inscriptos”, detallan fuentes del sector.

Pero la proyección e implementación debe también abarcar a los tripulantes exclusivamente argentinos mediante beneficios impositivos. Se debería colocar rol en una posición mucho más competitiva, a nivel internacional.

Este proyecto que detallo, fue entregado a las autoridades a finales del mes de mayo del año pasado, acompañado de una nota firmada por los representantes de los sindicatos del sector y Marítimo – Fluvial y de la FENA. “Tenemos la palabra empeñada por parte de sectores de gobierno que este proyecto será presentado para su tratamiento parlamentario antes de finalizar el año en curso”, indican voces interesadas en avanzar.

En este marco,  en diversas reuniones mantenidas entre sindicatos y empresas, incluso celebradas en Montevideo a principios de noviembre del 2022. Los diferentes actores que representan a los trabajadores del sector agrupados hoy en la Federación Sindical, Marítima y Fluvial (Fe.Si.Ma.F.), plantearon su postura, que fue acompañada por los representantes del Gobierno Nacional, y que quedó plasmada en una propuesta de Acuerdo Multilateral de Transporte Marítimo, en el acta labrada al finalizar la reunión del SGTN°5. Documento que indica que se considera de fundamental importancia “el poder lograr la firma de dicho acuerdo ya que con ello se lograría potenciar las flotas de los países miembros, generar fuentes de trabajo genuinas y conformar un bloque sólido ante el potencial avance de la Unión Europea en el MERCOSUR”, dice el documento que lleva las firma de los referentes.

Te puede interesar: Logística: uno de los sectores que más empleos genera en Brasil

También, en los últimos meses se conoció que la Fe.Si.Ma.F mantuvo diálogo con Sindicatos y Cámaras empresarias del Brasil, con el fin de encarar en forma conjunta el impulso hacia un Acuerdo Multilateral. En tanto, cabe mencionar que Uruguay, al respecto mantiene una postura compleja, ya que es notorio que el país vecino evita desde hace años el tratamiento de un Acuerdo Multilateral.

Un fino trabajo mancomunado con Brasil

Es aquí que ante este panorama con Uruguay y viendo una posible alianza con Brasil para lograr el tan anhelado Acuerdo, es que usando una lógica válida, los referentes sindicales han avanzado en su relacionamiento con Brasil, mediante reunión con el Presidente de la CONTTMAF (Confederação Nacional dos Trabalhadores em Transportes Aquaviários e Aéreos) del Brasil, Capitán Carlos Muller, “a fin de coordinar un encuentro en el que participen los Sindicatos y el sector empresario de la Argentina y Brasil en forma conjunta, con el objeto de emitir un documento para elevar a las  Autoridades de ambos países que contenga los lineamientos del Acta de Montevideo para la suscripción de un Acuerdo”, explican al respecto referentes sindicales y  tengo confirmación que en un encuentro realizado en Río de Janeiro, con las partes citadas a la que se sumó una representante de ANTAQ (Agência Nacional de Transportes Aquaviários), la entidad manifestó su postura alineada del gobierno de Brasil, sobre las cláusulas planteadas que debe contener el Acuerdo.

El resultado de esa reunión fue la “Declaración de Río” en donde las organizaciones representativas de la gente de mar y Armadores de Argentina y Brasil decidieron recomendar a ambos Gobiernos las medidas necesarias a fin de encontrar las soluciones a los problemas que se viven actualmente en el sector, así como estimular el crecimiento regional del transporte marítimo en el MERCOSUR; todo ello en pos de asegurar la eficiencia y regularidad del transporte marítimo ante el escenario geopolítico de inestabilidad. Y es que, es de suma urgencia para que el sector marítimo sobreviva, alcanzar tarifas de flete adecuadas y existe una honda preocupación por el impacto en la actividad económica y el mantenimiento de empleos locales en ambos países.

Te puede interesar: Comercio exterior: estrategias flexibles de transporte y logística

El documento presentado a los dos gobiernos estimula la idea de la posibilidad de volver a contar con un Acuerdo Bilateral el que se le ofrecería para su incorporación al resto de los países de la región.

“El proyecto ya está casi concluido, solo falta por parte del sector armatorial ponerse de acuerdo en un par de puntos. Esto implicó un significativo avance en las relaciones de los dos países, luego de que la administración de Bolsonaro diera por finalizado el Acuerdo Bilateral (el 05 de febrero de 2022), pese a que los sectores sindicales y empresariales de ambos países se opusieron a esa barbaridad”, analizan al respecto en off en el sector marítimo fluvial argentino.

El inicio de una nueva relación Argentina – Brasil

Ahora bien, analizando los acontecimientos anteriormente detallados sobre el panorama de relacionamiento de todos los actores interesados en lograr una actualización en la manera de trabajar del sector, es que podemos decir que la situación actual es muy buena y altamente favorable para lograr finalmente la reglamentación de un Acuerdo. Argentina tiene como principal socio comercial a Brasil, seguido de China y los EEUU. Para Brasil somos el tercer socio comercial en importancia luego de China y USA. Evidentemente nuestros comercios en lo que hace a los principales compradores son los mismos.

Con este tipo de Acuerdo, además de reservar el comercio regional para nuestros buques, se abre una puerta para exportar productos a los mismos países compradores. Luego de la caída del Acuerdo Bilateral (iniciado en marzo del 2021) el tráfico de contenedores cayó de 341.000 Teus en 2021 contra 101.000 Teus en 2022, según estadísticas de la Agencia Nacional de Transportes Aquaviários (ANTAQ) dependiente del Ministerio de Puertos y Aeropuertos de la República Federativa del Brasil. Esto marca a las claras la necesidad que tiene para ambos países el sostenimiento de un Acuerdo de Transporte.

La importancia de la firma de un Acuerdo de Transporte Marítimo entre las dos naciones, nos permitirá la posibilidad de establecer políticas de largo plazo para ambos países garantizando una economía de escala. El mismo traerá aparejado el mantenimiento del “Know How” y entrenamiento de las tripulaciones, el sostenimiento de una “capacidad de carga estratégica” para continuar con la prestación de servicios básicos durante situaciones de crisis, como por ejemplo durante la Pandemia de Covid-19 y  fundamentalmente, la conservación de las divisas al transportar con flota propia, evitando así la importación de servicios, entre otros beneficios.

El arribar a un acuerdo entre ambos países, conservando para cada Estado el tráfico de cabotaje nacional, ayudará en un futuro no muy lejano, a que actuemos como un bloque ante el avance de la Comunidad Europea en el tráfico Regional, impulsará el crecimiento de ambas Marinas Mercantes Nacionales y nos dará soberanía regional en el transporte.

(*) Periodista especializado en comercio exterior. Editor Comexonline.

Nota  completa publicada en Revista Énfasis edición octubre 2023. Ingresá aqui.

 

Marizú Olivera Orquera

Lic en Comunicación Social, redactora y periodista. Encargada editorial en Énfasis Logística 2021.

Te podría interesar